La Ribeira Sacra, un paraíso natural gallego, se encuentra en las riberas de los ríos Sil, Miño y Cabe.

En el post de hoy os contaremos algunas de las experiencias que podréis vivir en este maravilloso destino.

Nuestro primer contacto con este espectacular lugar ha sido por agua. Un recorrido a bordo de un catamarán por los cañones del Sil, nos permitió contemplar la belleza de la Ribeira Sacra, de una forma relajada. En el río Sil encontramos los siguientes embarcaderos: Santo Estevo (Nogueira de Ramuín), Abeleda (Castro Caldelas), Ponte do Sil (Monforte de Lemos) y Os Chancís (Sober). En esta ocasión elegimos el de Santo Estevo, y fue a bordo del catamarán de @hemisferios en el que pudimos conocer curiosidades e historias del lugar, gracias a un guía que nos fue narrando todo de forma muy amena, pudiendo escucharlo perfectamente, pues disponen de un buen sistema de megafonía, muy curioso al estar los altavoces en el interior de unos búhos ubicados en la popa del barco y que van moviéndose , pareciendo que son estos quienes cuentan los hechos.

Durante el recorrido pudimos apreciar la verticalidad del terreno dónde se encuentran los viñedos, e incluso pudimos ver a algunos viticultores trabajando la tierra. Entre las cepas de las viñas existen unas enormes piedras, con una función muy importante según nos explicó el guía. Esas grandes piedras, tienen una función: acumular el calor durante el día para luego durante la noche soltarlo a las raíces de las cepas y así salvaguardarlas de fríos o heladas. En las mismas se pueden apreciar algunas figuras cómo la que forman las rocas, pareciendo un indio, un obispo etc.

El recorrido del cañón completo desde Santo Estevo a Abeleda (ida/vuelta), duró aproximadamente 1h y 30 min. Además de conocer muchas cosas sobre los cañones del Sil, el paseo es muy agradable y relajado.

Otra de las formas de las que se puede disfrutar de la belleza natural de los Cañones del Sil, es desde sus miradores .

Los miradores que no puedes dejar de visitar:

Mirador de cabezoÁs o vilouxe,
mirador de castro , mirador de los balcones de madrid y
mirador de penedos de castro

Aprovechando nuestra ubicación subimos hasta el Mirador de Cabezoás, también llamado Mirador de Vilouxe, ubicado en las inmediaciones de Parada del Sil. Está a 600 m de altura sobre el río y desde allí hay unas vistas espectaculares. Desde él te sentirás como un gran fotógrafo, ya que desde cualquier ángulo la foto sale perfecta. Esto hace que sea el mirador más fotografiado y el más popular.

En Parada de Sil, otro de los miradores a destacar es el Mirador de Castro, conocido también como «A Mirada Máxica». A pesar que desde allí el río no hace meandros y es más recto, es la zona más profunda del cañón.

Lo espectacular de este mirador son dos pasarelas aéreas de madera, que se adentran unos metros en el vacío, lo que lo hace muy fotogénico y vertiginoso. Este mirador no está muy bien señalizado, una forma de llegar a él es llegando hasta el «camping Cañón del Sil» y dejando allí el coche coger un camino que sale a la izquierda del camping.

Otro de los miradores más populares es el Mirador de los Balcones de Madrid, a pesar de su nombre se encuentra a muchos km de Madrid. Ubicado también en Parada de Sil, es de los que mas visitantes recibe. Para acceder a él, se va por la carretera de acceso al campo de futbol de Parada de Sil, que se encuentra justo antes del mirador.

Su nombre es debido a los habitantes de Parada de Sil, que emigraban a Madrid en busca de trabajo y para ello debían cruzar el río y desplazarse hasta Monforte de Lemos, dónde cogían el tren. Debido a que cruzar el río Sil tenía su riesgo, las mujeres e hijos de estos emigrantes iban hasta los balcones de Madrid y observaban desde allí cómo su ser querido cruzaba el río Sil, para poder cerciorarse de que llegaba sano y salvo al otro lado.

Siguiendo con la ruta de miradores, a poco kilómetros de Luintra , está indicado el mirador de Penedos do Castro, a él de se puede llegar tras una ruta que parte del Monasterio de Santo Estevo o bien en coche, pues, hay una explanada dónde dejar el coche, después de unos 250 metros ,encontramos unas grandes rocas de granito en lo alto, desde dónde podremos disfrutar de una impresionante panorámica del monasterio de Santo Estevo de Ribas do Sil y el río Sil entre cañones. Merece la pena subir hasta él.

En esta ruta de los cañones del Sil, por la zona Ourensana, hay muchos miradores, pero no nos podemos obsesionar con querer visitarlos todos. Muchos por su proximidad muestran vistas panorámicas muy similares. Esta es una selección de los mejores.

y hasta aquí la primera parte del post de la Ribeira Sacra, en la que disfrutamos de la belleza de los cañones del Sil desde el agua y desde los miradores.

En el siguiente post, os contaremos nuestra experiencia conociendo de cerca una de las bodegas símbolo de la cultura vinícola del lugar. Las Bodegas Regina Viarum.

Silvia Cruces (Bivestour)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *