Buenos Aires
La llegada a Buenos Aires impacta, como en toda gran urbe,
por la densidad del tráfico camino al centro. Desde el Aeropuerto nacional,
llamado Jorge Newberry o Aeroparque, la autovía discurre paralela a los barrios
marginales que se extienden hasta la estación de ferrocarril. Y casi sin darse
cuenta, uno se encuentra en la
Avenida 9 de Julio, arteria principal del centro donde el
paisaje cambia por completo. Edificios señoriales, teatros, museos y toda una
oferta de servicios a medida. Cual es la ciudad real? Ambas, supongo…

Nuestro hotel, el 725 Continental, situado en la
Avda Roque Saenz Peña nos facilita
enormemente los desplazamientos caminando. Comenzamos la visita a la ciudad por
la Plaza de
Mayo, donde las Madres de Mayo se manifestaban reclamando al Gobierno una
respuesta acerca del paradero de sus hijos desaparecidos durante la represión
política. Hoy en día sigue siendo escenario de múltiples manifestaciones por su
cercanía a la Casa Rosada,
sede del Gobierno, que también pudimos visitar. En las inmediaciones, la Catedral y el Obelisco
que sirve de referencia a los recién llegados.

La calle Corrientes está llena de teatros y restaurantes
abiertos día y noche. Buenos Aires nunca duerme y su frenética actividad
cultural tampoco. El Teatro Colón es una verdadera joya de arquitectura y
acústica. Las visitas guiadas acercan la historia del teatro de un modo ameno e
interesante, mientras uno va recorriendo estancias dignas de un gran palacio
con una decoración realmente impactante para terminar en el patio de butacas
disfrutando de un ambiente mágico. Pero no es el único, otro teatros como el
Alvear, el Cervantes o el San Martín completan la escena artística de la
ciudad.

Entrada principal al Teatro Colón
Interior del Teatro Colón

Detalle de sala.

El Café Tortoni, en la Avenida de Mayo, mantiene el espíritu refinado de
antaño. Obligatoria parada para disfrutar de un café con medias lunas antes de
continuar hacia la Plaza
del Congreso, con sus bellos edificios rodeados de parques y en cuyo exterior
tiene lugar cada noche un espectáculo de luz y sonido.
Plaza del Congreso

De regreso al hotel, pasamos por la calle peatonal Florida
llena de tiendas, camino de las Galerías Pacífico. Sin duda un precioso
edificio engalanado ya para Navidad con un enorme árbol de Swarovski en el
interior y guirnaldas de luces en el exterior, que mantiene la elegancia con
sus techos abovedados con frescos y galerías acristaladas.

Galerías Pacifico engalanadas para Navidad
Interior de la galerías Pacífico

En la última planta
se encuentra el Centro Cultural Borges, que ofrece exposiciones de pintura y
escultura y espectáculos varios en su auditorio.    

El domingo por la mañana acudimos al Barrio de San Telmo
para disfrutar de su animado mercado, al estilo del Rastro madrileño, con
antigüedades y todo tipo de objetos curiosos y mucho ambiente. Alrededor de la Plaza Dorrego, cientos de
personas buscando saldos o simplemente escuchando música en vivo y callejeando.
Nos dirigimos a una verdadera estancia de la Pampa, la Hacienda Santa
Susana, donde disfrutamos de un precioso día en el campo rodeados de gauchos y
caballos, compartimos un suculento asado y terminamos cantando y bailando
canciones del folklore latinoamericano. Un día de relax y fiesta!

Interior Hacienda Santa Susana

Detalle salón de la Hacienda

Establo de la Hacienda

Espectáculo tradicional de Gauchos a caballo
La visita al barrio de la Boca, contiguo a San Telmo, fue bastante escueta.
Se trata de una zona bastante conflictiva y poco segura, por lo que además de
visitar la calle Caminito con sus fachadas de colores, bailarines de tango y
decenas de dobles de Maradona, poco más se puede hacer. Los guardas de
seguridad desaconsejan a los turistas adentrarse más allá de las calles
señaladas, y lo cierto es que además del estadio del Boca Juniors, conocido
popularmente como La
Bombonera debido a su forma, no da mucho más juego.
El Barrio de Recoleta es justamente lo contrario : zona
residencial de alto nivel articulada alrededor de la
Avda Alvear, con terrazas, buenos hoteles,
cervecerías míticas como “La
Biela” y su famoso cementerio, donde se encuentra la tumba de
Evita, y que atrae a diario a miles de turistas por la belleza de sus criptas
donde yace lo más selecto de la sociedad porteña. A su lado, la iglesia
colonial de Nuestra Señora del Pilar. Muy cerca de allí, la Librería El Ateneo es una
verdadera joya para los amantes de la literatura en un espacio muy especial. Se
trata de un antiguo teatro que mantiene su estructura original de 3 plantas,
con sus palcos y su escenario que se utiliza como zona de lectura y espacio
para eventos. La librería dispone de otra tienda en la calle Florida.
El Ateneo

Cementerio de La Recoleta

Iglesia colonial de La Recoleta

De allí nos fuimos a los Jardines de Palermo, oficialmente
Parque 3 de Febrero, con sus lagos y la Rosaleda lleno de personas haciendo deporte o
simplemente disfrutando de una jornada de sol. Llama la atención la cantidad de
zonas verdes de las que dispone la ciudad, aunque la limpieza de las mismas y
del resto de la ciudad es francamente mejorable.
Monumento a la flor en el parque de la universidad

Zona de recreo en los Jardines de Palermo

Visitamos el Jardín Japonés, un auténtico remanso de paz que
nos traslada a Oriente en un abrir y cerrar de ojos, y que se situa justo al
lado del Zoológico.

Jardín Japonés

Y de allí nos fuimos a Palermo Viejo, dividido en dos zonas
llamadas Palermo Soho y Palermo Hollywood al Norte, separados por la vía del
tren. El barrio nos encantó, por su ambiente bohemio, su colorido y variedad,
sus tienditas tan cuidadas y modernas. Callejeamos durante horas por las calles
adyacentes a Plaza Serrano (hoy en día llamada Plaza Cortázar pero que nadie
conoce como tal) rodeados de buen gusto en cada rincón. Sin duda, la zona más
in de Buenos Aires… con permiso de Puerto Madero, claro!

Detalle de tienda en Palermo Soho

Terraza en Palermo Soho
Perfumería en Palermo Soho

Panadería tradicional en Palermo Soho
Puerto Madero es la zona de antiguos muelles que se ha
transformado en zona de negocios, con rascacielos, hoteles de lujo y
embarcaderos en pleno Río de la
Plata entre la ciudad y la reserva ecológica Costanera Sur.
Varios puentes unen ambos diques, entre ellos el Puente de la Mujer, del español Santiago
Calatrava. Buenos restaurantes, clubes y bares donde ver y dejarse ver…
Puente de la Mujer ,del español Santiago Calatrava,en Puerto Madero
Zona de negocios en Puerto Madero
Como fin de fiesta, asistimos al espectáculo de tango en la Sala Esquina Carlos Gardel, en
la zona de Abasto frente al centro comercial que lleva el mismo nombre y donde
disfrutamos de una estupenda velada y prometimos apuntarnos a clases para… al
menos intentarlo!

Espectáculo de Tango

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *