Lago Nahuel Huapi 

Lo primero que nos llamó la atención fue el cambio de
vegetación respecto a Ushuaia y Bariloche. De repente, parece haber llegado la
primavera! La temperatura ha subido considerablemente, las flores inundan los
bordes de la carretera, y el cielo está azul, muy azul, del mismo tono que el
enorme Lago Nahuel Huapi a cuyas orillas crece la ciudad.

Nos alojamos en el Hotel Bustillo de Villa Huinid, un
encantador resort de montaña con un servicio impecable.
Hotel Bustillo de Villa Huinid,

La actividad de la ciudad gira en torno al Centro Cívico,
una plaza con edificios de piedra y tejados de madera donde se encuentran el
Museo y la Oficina
de Turismo.

Centro Cívico

chocolatería  Mamuschka

Al caer la tarde, grupos de jóvenes músicos animan a los
transeúntes mientras docenas de artesanos venden sus productos. Desde allí sale
la Avenida Bartolomé
Mitre, donde se concentran las tiendas, estupendas heladerías como Jauja y chocolaterías
como Mamuschka, Abuela Goya y Rapa Nui que son verdaderos paraísos para los más
golosos. Encontramos restaurantes de gran calidad como La Marmita (especialistas en
fondues) y Familia Weiss (productores de los mejores ahumados de la zona, con
ahumadero y tienda propia de delicatessen), buen ambiente nocturno en cervecerías
como Antares (con más de 15 tipos diferentes de cervezas artesanales) y los
bares de la calle Juramento. Las discotecas también abren hasta la madrugada, a
pesar de no ser temporada alta.

Cervecería Antares, un lugar perfecto para empezar la noche

San Carlos de Bariloche sin duda tiene mucha vida, cientos de
personas acuden cada año atraidos por los deportes de montaña y también para
disfrutar de los lagos. Cerro Catedral es considerada como una de las mejores
estaciones de esquí de toda Argentina, y las montañas también ofrecen
alternativas fuera del invierno a senderistas, escaladores y en resumen a todos
los amantes de la naturaleza. Para ofrecer el mejor de los servicios, las
tiendas de material deportivo ofrecen todo tipo de equipamiento en venta y
alquiler.
Los alrededores de Bariloche son una fuente constante de
sorpresas. Carreteras rodeadas de flores de alta montaña, matas de retama
gigantescas, y a cada paso un rinconcito con encanto a orillas del lago.
Abundan los camping y las cabañas de madera perfectamente integradas en el
paisaje, donde se combinan los paseos en bici con las jornadas de pesca, baños
y charlas frente a una hoguera. Absoluta placidez camino de Villa La Angostura, un bonito
pueblo de montaña de fama renovada gracias a la presencia frecuente de la Reina Máxima de Holanda. No en
vano, su hermano Martín regenta aquí un restaurante de postín llamado Tinto
Bistró.

Oficina de turismo en Villa La Angostura

Añadir leyenda

Dos ejemplos de construcción de montaña
Amigo de alta montaña

Tras probar la afamada trucha patagónica en el Restaurante
Los Amigos, nos dirigimos al Puerto de Bahía Brava para tomar un barco que nos
llevó al Bosque de Arrayanes, un paisaje de cuento con árboles milenarios que
inspiró según dicen al mismísimo Walt Disney para la famosa película de Bambi. Allí
viven entre otras especies el pudú, un ciervo minúsculo y huidizo. Y desde el
bosque, rodeada de aguas tranquilas y transparentes, una ruta de senderismo de
13 kms lleva también a Villa La Angostura. La travesía en barco, de unos 45
minutos en cada sentido, fue de lo más agradable rodeados de colinas verdes
como las de Isla Victoria y sin más compañía que las aves y algún que otro velero.
Eso sí, compartiendo barco con toda una clase de preescolares con ojos como
platos que admiraban lo desconocido. Qué buena experiencia!

Barco más antiguo que realiza la ruta al bosque de los Arrayanes

Entrada al parque

Paisaje que inspiro a Walt Disney a escribir Bambi

El llamado “Circuito Chico” nos llevó a Cerro Campanario, al
que se accede mediante telesilla y desde el que se puede divisar una
espectacular vista en 360º de los lagos y diversas montañas como el Cerro
Tronador (3.554 m),
Cerro López (2.076 m)
y el Cerro Otto (1.405 m)
todos ellos accesibles mediante senderos. Continuamos hacia la península de
Llao Llao, donde se encuentra el precioso hotel del mismo nombre rodeado de su
campo de golf, uno de los más afamados del país.

Cerro Campanario

Cruz del Sur

Hotel en la península de Llao Llao

De regreso a la ciudad, pasamos por la Colonia Suiza, un pequeño
poblado de antiguos colonos de importancia histórica pero que hoy en día no
tiene gran atractivo.
Visitamos una fábrica de productos elaborados a base de rosa
mosqueta, cuyas propiedades regenerantes y cicatrizantes pudimos comprobar en
aceites, cremas, fragancias e infusiones.
Nos despedimos de la ciudad visitando su Catedral inacabada
y haciendo las últimas compras en las calles comerciales, mientras el sol se
ponía sobre el Lago Nahuel Huapi…

Catedral de Bariloche

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *