En este post os acercaremos  la magia de la India, unos de los países que más impresiona cuando lo visitas.

Nuestro viaje comienza por Delhi, a nuestra llegada, tarde/noche conocimos uno de los lugares más espectaculares inaugurado en los últimos años en la ciudad “Kindom of  Dreams”, un lugar creado por la poderosa industria cinematográfica de Bollywood, donde tiene lugar espectáculos de gran vistosidad, en los que se representan las costumbres hindús al más puro estilo de Bollywood.

     Bollywood

Entrada al «Kindom of Dreams»

Al día siguiente salimos hacia Samode, pequeño pueblo que cuenta con un maravilloso palacio, convertido en hotel, de exquisito lujo oriental. Almorzamos en el Palacio y a continuación salimos hacia Jaipur, donde se encuentra la emblemática fachada del Palacio de los Vientos.
    Palacio en Samode
Palacio de los Vientos en Jaipur
Exploramos la ciudad dando un paseo en Rickshaw, típico triciclo indio, recorrimos calles atestadas de gente y pudimos disfrutar del colorido bazar de la ciudad.
    Rickshaw, típico triciclo indio
En Jaipur pudimos asistir a un partido de Polo con elefantes, una experiencia inolvidable.

    Partido de Polo con elefantes.

Al día siguiente partimos de Jaipur hacia Amber, donde disfrutamos de la excursión al fuerte Amber, a 12 km de Jaipur. Increíble experiencia, subir a lomos de un elefante al Fuerte Amber. Una hilera de elefantes asciende, otra desciende; acompañada de una hermosa vista: hacia arriba las murallas de la fortaleza, cada vez mas cercanas; hacia abajo el lago y los hermosos jardines. Durante el recorrido vimos multitud  de monos en las más diversas posturas.

    Subiendo en elefante al Fuerte Amber

   Vistas desde el Fuerte Amber

  Vistas desde el Fuerte Amber
Por la tarde visitamos la ciudad de Jaipur,”La ciudad Rosa”, que debe su sobrenombre al color de la arenisca con la que se construyeron los edificios de la ciudad antigua.

    Circulación en Jaipur

    Calles de Jaipur

    Calles de Jaipur

Nos sorprendieron los colosales instrumentos astronómicos del Observatorio de Jai Singh, el Palacio de Maharajá y sus museos.

   Palacio del Maharajá.

Agra fue nuestro siguiente destino, visitando la ruta Fatehpur Sikri, capital imperial paralizada en el tiempo y abandonada aparentemente por falta de agua. Visitamos su maravilloso conjunto arquitectónico.

    Fatehpur Sikri.

En nuestro recorrido hacia Agra tuvimos la oportunidad de ver  una muestra de la vida rural en la India: mujeres con sus niños, jóvenes en el campo…..

    Llegando a Agra

    Vida familiar

    Calles de Agra

Fue al atardecer cuando visitamos el Taj Mahal, que decir tiene , que nos dejo  con la boca  abierta, cautivándonos mientras la contemplábamos..
Este mausoleo dedicado al amor, fue construido por el emperador Sha Vahan en recuerdo a su esposa, con una perfección arquitectónica insuperable.
Vimos la caída del Sol y pudimos apreciar los cambios de color en tal majestuosidad

    Medio de transporte para subir al Taj Mahal.

 El Taj Mahal ( Difícil hacerte hueco para sacar una foto)

    Interior del recinto del Taj Mahal.

                     Puerta al Taj Mahal.

Ya por la mañana, visitamos el Fuerte Rojo, con sus palacios de mármol blanco, que se levantan a orillas del apacible río Yamuna.

    Fuerte Rojo 

Nuestro viaje llegaba a su fin solo nos quedaba Delhi, comenzamos por el viejo Delhi: Jamma Masij, la mezquita más grande de la India, en pleno corazón del viejo Delhi. Nos acercamos también  al Raj Ghat, lugar donde fue incinerado Gandhi.

   Calles de Delhi.

    Recinto del Raj Ghat.

Continuamos la visita del Nuevo Delhi, comenzamos con un avista panorámica de la Tumba de Safdarjang (1753 a.D), de camino al Qutub Minar (1193 a.D).Esta asombrosa torre medieval de la Victoria, construida por una dinastía de esclavos, tiene 73 m de altura.

 Recinto de Qutub Minar.

Dentro del complejo Qutub, entre las ruinas de la mezquita Quwat –ul-Islam se erige un pilar de hierro que ha soportado los caprichos del tiempo sin  estropearse por más de 1500 años.
Continuamos hacia el área de las embajadas, el enclave diplomático, parando para hacer una foto en la Puerta de la India y Rashtrapati Bhawan (Residencial Presidencial y antigua casa del Virrey)
    Puerta de la India.

     Rashtrapati Bhawan

Y ahora si, nuestro viaje había llegado a su fin, nos dirigimos al aeropuerto para tomar el vuelo de regreso, eso sí, con nuestras maletas cargadas de experiencias, vivencias y muchas emociones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *