Jumbo Hostel.Dormir en un Boeing 747

Si la crisis financiera global derriba empresas,
bancos y pone los nervios de punta a empresarios y gobernantes, a otros les
activa la creatividad, el ingenio y el talento
para los negocios. Bien dicen que los malos tiempos no son para
todos…

En 2006, Oscar Diös, un empresario sueco decidido a invertir en
el rubro de los servicios turísticos de su país, se encontró con que el valor de
la tierra para la edificación trepaba a límites inalcanzables o que al menos él
consideraba injustificados. Sin embargo no perdió de vista una necesidad
concreta: los miles de viajeros que diariamente pasaban por el aeropuerto de
Arlanda, en Estocolmo y que requerían de alojamiento de bajo coste para pernoctar
mientras aguardaban sus vuelos de conexión.


Cualquiera
pensaría que si edificar un hotel es muy costoso, aunque haya un mercado
potencial, el proyecto no llegaría a buen término. Pues te equivocas. Oscar Diös adquirió un viejo Boeing 747-200
propiedad de una empresa de aviación en quiebra y que ya estaba destinado a un
desarmadero, y lo convirtió en un original «hostel».

Estacionado en las
cercanías del Aeropuerto de Arlanda, se llama
Jumbo Hostel y posee 25 habitaciones con 3 camas cada una. La mayoría
comparte baño, pero algunas poseen baño privado y se encuentran en el segundo
piso de este coloso del aire, como las confortables suites de la parte
superior.


También
en la planta alta los huéspedes disponen un bar y un espacio para relax. Sin
dudas la habitación «estrella» es la «Suite
Cabina» ubicada precisamente donde otrora se hallara la cabina de mandos del
Boeing, con una privilegiada vista panorámica hacia las pistas de
aterrizaje del aeropuerto cercano.

El hotel dispone de conectividad WiFi en todos sus ambientes, calefacción,
aire acondicionado, televisión satelital, teléfono, y todas las
comodidades de un moderno alojamiento. Estas características, unidas a su costo
accesible hacen que sea un punto obligado de quienes deben permanecer algunas
horas en Estocolmo.

Como vemos, los malos
tiempos no son para todos, sólo para quienes no ejercitan su imaginación.
 
Fuente: @Su agencia de viajes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *