A priori Islandia no era uno de mis destinos de viaje y nunca me había planteado organizar un viaje personal a este país, pero mi vida laboral me lo puso delante sin preguntarme.
Si Islandia ya estaba en tu lista de destinos predilectos esta entrada puede que consiga que te apresures a organizar una visita a este país. Y si no has pensado nunca en Islandia, cuidado, tal vez al terminar de leerla consideres cambiar tu destino de vacaciones.


Te voy a dar algunas de las razones que me han hecho ver este destino con otros ojos. Comencemos.
En Islandia te sentirás como un verdadero explorador. La naturaleza se despliega ante tus ojos de una forma inesperada y podrás llegar a sitios que jamás habrías imaginado con la ventaja de que muchas veces los vas a tener solo para ti.
Caminar sobre un glaciar, subir volcanes, visitar enormes cascadas que te podrás encontrar cada pocos kilómetros.
Podrás realizar el roadtrip más fotogénico a través de una carretera que circula entre el mar y la montaña casi sin tráfico y con un firme en muy buen estado a pesar de que todas las infraestructuras de un país que tiene el tamaño de Andalucía deben de mantenerse con la riqueza generada por sus 350.000 habitantes. Imagina repartir por toda Andalucía únicamente los habitantes de la ciudad de Córdoba. Eso es Islandia.

Laguna del Glaciar Jokulsarlon


Como en Andalucía Islandia tiene playas, y aunque la isla no es un paraíso tropical, las playas que te vas a encontrar te van a impresionar: arena negra, columnas de basalto, trolls, icebergs y hasta un avión estrellado… y en algunas zonas hasta podrás darte un baño porque los islandeses utilizan la energía geotérmica de sus entrañas para calentar el agua en el que te vas a bañar.
No hace falta llevar dinero en metálico, y no precisamente porque Islandia sea un destino económico, si no porque todo, absolutamente todo, se puede pagar con una tarjeta de crédito.
Podrás encontrar piscinas termales a lo largo de todo el país y disfrutar de las propiedades de sus aguas que contienen muchos minerales beneficiosos para la piel.
El géiser que le da nombre a todos los géiseres del mundo está en Islandia.


Te encantará su capital, Reikiavik, por sus casitas de colores, el edificio HARPA, una maravilla arquitectónica inspirada en la naturaleza islandesa a través de sus columnas de basalto y los colores de las auroras boreales. La iglesia más sorprendente que te puedas encontrar se llama HALLGRIMSKIRKJA, con unas formas arquitectónicas que emulan las formaciones de basalto. Si no supiera que es una iglesia podría pensar que es alguna de esas muchas formaciones que se crean cuando la lava se enfría en las rocas basálticas.
Sorprende que el restaurante más famoso de Reikiavik sea un puesto de perritos calientes llamado BAEJARINS BEZTU PYLSUR.

Catedral de Reikiavik


¡Si no te gusta el clima tan sólo tienes que esperar cinco minutos! Es un dicho popular islandés cargado de razón. El día puede cambiar de soleado a ventoso, ponerse a llover o nevar en cuestión de minutos. Por ello es importante llevar una ropa adecuada. Vestirse por capas es lo más conveniente. Botas de montaña y ropa térmica es aconsejable, pero al mismo tiempo no temas, en Islandia no hace tanto frío como te imaginas.
Islandia es una tierra mágica, los HULDUFOLK existen, habelos hailos, y viven escondidos bajo las rocas. Al menos eso dice la leyenda. Se cree que son criaturas pacíficas que coexisten con los islandeses y que realizan las mismas actividades cotidianas que sus habitantes (pesca, agricultura, ganadería…) y en ocasiones ayudan a los humanos en situaciones que de otra forma morirían sin su intervención.
Volcanes y más volcanes. Hay más de ciento treinta volcanes. La actividad volcánica de este país es tanta que decidió ahorrar energía usando la potencia de la tierra, así que la calefacción y la electricidad se produce gracias al subsuelo de Islandia.

Vatnajokull

Es un país lleno de curiosidades: no hay hormigas, hay más ovejas que personas, es muy verde pero casi no hay árboles, es el país con mejor índice de lectura y venta de libros per cápita del mundo… Está claro que Islandia no es un lugar del mundo cualquiera. 
Islandia lleva la palabra VIAJE escrita en su piel de lava, una experiencia que se percibe con los cinco sentidos. Asegúrate de organizar el viaje con un buen experto y seguro que el destino no te va a defraudar.

Fdo: Ana Bértolo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *